domingo, 30 de enero de 2011

Cosas de citas

Todos, y quiero decir TODOS, los que leen esto deben identificar la situación que a continuación describo. Si no como una experiencia propia, al menos como la de alguien cercano o conocido.

Situación
Persona 1 conoce a Persona 2.
Persona 1 y 2 se gustan.
Luego de una primera conversación de reconocimiento, Personas deciden intercambiar teléfonos y fijar una fecha para salir en una cita.
Llegado el día de la cita, Personas se acicalan, se perfuman, se fuman un par de cigarros esperando a... o yendo a buscar a... para matar la ansiedad.
Luego Persona 1 y 2 se sientan en un restaurant/café/bar/cine a conversar mientras comen y/o beben algo.
Se mienten un poco, leen el lenguaje corporal del otro, piensan "punto a favor" cuando escuchan algo que les agrada o "la estás cagando" cuando el otro manifiesta una opinión con la que no se coincide.
Si todo va bien, se sonríen mucho, se cuentan anécdotas y se propician un par de roces de manos/brazos/ piernas para saber si se siente el corrientazo.
Al finalizar la noche, se despiden (casi siempre dentro de un carro y frente a una puerta) y puede que se diga la siguiente frase: Estamos hablando.
Fin de la situación

Ajá. ¿Se reconocieron? Bien. Pero eso no es lo que nos incumbe ahora.

Esta tarde quiero llamar su atención sobre lo que ocurre después.

Si las dos personas se van sintiendo que ahí hay un chance de algo, es perfecto. Pasados dos días, vuelven a hablar y siguen saliendo hasta que tienen algo.

Si las dos personas se van sintiendo que perdieron su tiempo, y que el otro no es lo que esperaban, pues perfecto también. Se harán los locos para no llamarse más, y la próxima vez que coincidan fingirán demencia y aquí no ha pasado nada.

Peeeero (siempre el maldito pero), si Persona 1 se va en el primer escenario y Persona 2 en el otro: se jodió la bicicleta.

Alguien va a sufrir esperando la ansiada llamada de los dos días después, y alguien va a tener que ignorar mensajes o llamadas del tipo "qué más? qué estás haciendo?", hasta que el remitente caiga en cuenta de que no va pal baile. Y si el remitente es una jevita insistente o un pana desesperado, puede tardar bastante en darse cuenta.

Como podrán imaginar, yo misma he estado en la situación anterior. De ambos lados. Esperando la llamada que nunca llega, y en la difícil situación de hacer entender al pana (con diplomacia) que no me gustó y que no quiero volver a salir.

Por eso propongo acá que cambiemos los estatutos y seamos más pragmáticos. Al finalizar la cita pongámonos de acuerdo con honestidad.

Pana, en vez del ambiguo "estamos hablando", digamos de una vez: "aquí no pasa nada, así que mejor lo dejamos así" o "me sigues gustando, te llamo en dos días Y ES EN SERIO".

Es más, voy más allá y continúo proponiendo: si el caso es que no te gustó el otro, acepta llenarle una encuestica como la de los hoteles 5 estrellas y responde:

.-Qué fue lo que menos le gustó de Persona 2?
.- Cree usted que Persona 2 debe dejar de hablar tanto de sí misma?
.- De su ex?
.- De su mamá?
.- Le pareció apropiada la vestimenta de Persona 2 para una primera cita?
. - Qué le mejoraría?
.- Cree usted que Persona 2 está jodida y sigue así nunca va a estar en una relación?

Y para facilitar AÚN más las cosas, cerraría la encuesta con una perla del pragmatismo y madurez open minded:

.- Conoce usted a alguien a quien cree que sí podría gustarle Persona 2?
Por favor, desarrolle su respuesta con nombre, teléfono, dirección y breve descripción del posible candidat@
Publicar un comentario