martes, 28 de diciembre de 2010

Esa misma Tarde

Todo estaba a reventar en la  mal oliente ciudad,  ella pasó toda la mañana escuchando los cds de tango  que pudo colocar su compañera de trabajo, se coloco una vestimenta muy sexy y apropiada para la fecha, uso su mejor perfume, ella estaba lista esperando el momento justo para Hablar...
Ella Melissa Veía la hora  cada 7 o 10 minutos y el tiempo  le sonreía finalmente salió del trabajo, agarro el primer ferrocaril que pasaba, al llegar a la estación de encuentro recibe una llamada  donde le informaba el fulano de Javier: Melissa  cariño llego en 10 minutos a la estación...
Ella simplemente espero, miraba  todo al rededor, la gente  cada actitud y ella ahí esperando al Fulano en esa tarde esa que para ella  seria el principio y para el el simple final.
Al fin llego el Fulano Javier a la tal estación y de un abrazo la sorprendió, hablando de cosas  normales hasta que en un momento Melissa exploto y le dijo cual mujer lo mucho que lo extrañaba, lo sola que sentía, y lo mal que la pasaba....
El fulano dijo: Querida quiero que entiendas que no podre verte más te extraño mucho yo también, siento que  cambias mi mundo y que quieres algo bien para mi pero yo simplemente no tengo tiempo para ti ni para nada, ya....
Melissa: Entiendo digamos que no es un buen momento discúlpame  es tarde, me despido....
El fulano. Pero cómo te vas a ir con esta lluvia?
Melissa: Pues como siempre me voy. Sola... 
Ella sale corriendo entre la gente dando tropiezos a contra flujo, aguantando las lagrimas y esas palabras que se le repetían en su cabeza como la cruda verdad., el Fulano la logro alcanzar y le dijo. discúlpame pero la distancia es el olvido cariño pero yo a pesar de eso no puedo.
 la beso  suavemente cerca de los rieles como  entregándola a la muerte si la soltaba....
Melissa: Déjame esta la misma tarde donde te ame y te odie espero no verte mas nunca ni en mis recuerdos querido Javier... 
Se separaron, y a lo lejos se escucho un susurro del fulano: Perdóname bella no puedo  mas con mi vida ni con nada, Vos no tiene la culpa..
Segundos después ya Melissa salia de la estación vio  la lluvia y no sabia si ir a su casa o  volver y ver al Fulano todo era tan raro en esa misma tarde....
Mientras en la estación entre gritos y llantos El fulano Javier, se despedía de Melissa, de su vida en los rieles del Tren...
Con el Tiempo Melissa siempre recuerda esa triste despedida, el aroma de Javier ese beso tan frió y amargo, de esa misma tarde tan infiel...
Publicar un comentario