domingo, 8 de mayo de 2011

¿Y tú, qué haces? *¨Del Arte y otros perjuicios

¿Y tú, qué haces?
¡Soy Artista!
¡Soy bailarín de Ballet! ¡Soy bailarín de Danza Contemporánea! ¡Bailo Jazz! ¡Soy bailarín de Tango! ¡Soy bailarina de Salsa! Yo soy bailarín de Hip Hop! Yo soy bailarina de Flamenco! Yo, de Pole Dance! Soy bailarina de Folklore! ¡Yo, Danza Árabe! …
¡Ay, qué lindo, qué bueno!... Y aparte de eso, ¿qué haces?
¡Soy Artista!
¡Soy Músico! ¡Yo, Fotógrafo! ¡Yo soy Poeta! ¡Yo, Escritor! ¡Soy Actor! ¡Yo soy Acróbata! ¡Yo soy Clown! ¡Malabarista! ¡Yo soy Cantante! ¡Yo Pintora!
Ajá, sí sí, y aparte de eso… ¿qué más haces???
………………………….

Es hora de entender que ser artista es una profesión. Muchos somos artistas innatos y nunca estudiamos. Igual que hay muchos mecánicos, electricistas, plomeros, administradores, secretarias,  etc… que tampoco estudiaron, pero que muchos lo ejercen como profesión, y no por eso son menos respetables. Nadie les pregunta, ajá, y además de eso, ¿qué haces? Y a los que sí lo estudiaron como carrera universitaria o técnica, menos le preguntan, ajá, y además de eso, ¿qué más haces???
Si bien ser artista es una carrera más de corazón, en algunos casos, que una carrera de estudiar a nivel universitario, es bueno que sepamos que la mayoría de los artistas son profesionales universitarios en su área. Es decir, se estudia durante 5 años o más en una institución y se gradúan, en algunos casos como licenciados.
Es hora de entender que ser artista no es ser hippie, flojo, borrachos, comeflor, marihuanero. Conozco muchos ingenieros, doctores, licenciados, etc.,  que también son hippies, flojos, borrachos, comeflores y marihuaneros. Al igual que hay muchos artistas que ni fuman, ni beben, ni bailan pegao.
 “Artista” es la palabra genérica con la que solemos denominar a todo aquel que nos entretiene. Los arlequines que ayudan a evadirnos un rato de la realidad. Nada vital, al parecer…
Los invito a imaginar un solo día, una sola hora, un solo minuto, sin la danza, la música, el arte en general…
Me encantaría que alguien me describiera la parte positiva de un panorama como este.
Los artistas, y me incluyo ya que lo decidí como profesión, tenemos la misión más difícil, más noble y a veces más descorazonadora de todas las carreras: humanizar.
Es absurdo tener que explicar la seriedad de la profesión de artista, pues es para mí tan tácito. Como si tuviera que explicar la seriedad y el respeto hacia la carrera de ingeniero, doctor, licenciado… Supongo que el primer pensamiento es: ¡estudiaron 5 años o más en una universidad! ¡Tienen título!
Si es esa la medida para respetar, la mayoría de los artistas estudian de 5 a 10 años de carrera en una institución especializada en su área, sea la música, la danza, la pintura,  la actuación… Y obtienen título también, en algunos casos de licenciados! Y muchos de los que no estudiaron a nivel universitario, se han profesionalizado por años de experiencia, trabajo y vivencias en su área y han invertido sudor y dinero en esa tarea.
Cuando vuelvas a preguntar, ¿y tú, qué haces? Y la respuesta rebasa tus conocimientos, piensa un poco en la segunda pregunta o comentario que harás, porque puedes pasar por ignorante. O peor aún, por inhumano.
Publicar un comentario